El “selecto” club de los 27 (I): Brian Jones

Era inevitable que tarde o temprano apareciese este número en un blog como SiBemolMinúscula, este guarismo envuelto en un halo de culto y tristeza a partes lamentablemente no iguales: 27 años, los justos para dejar este mundo satisfecho por haberse ganado la inmortalidad.

A los 27 años murió el legendario Robert Johnson, cuya historia ya nos es conocida y mereció por singularidad y relevancia ser el bautismo de fuego de este blog.  Robert simplemente dejó de respirar en 1938, sin explicación médica convincente y sin examen forense que dejara para la historia un párrafo más en la Wikipedia y millones de páginas menos en Google.

Tres décadas después, con apenas dos años de margen se sucedieron cuatro muertes que sacudieron el rock privándonos de una parte de aquella hornada sesentera que habría de revolucionar la música.  Iniciamos un viaje de ¿4? post por uno de los rincones más dramáticos del siglo.

Brian Jones fue, pese a que su nombre pueda resultar desconocido para el gran público, EL miembro fundador de los Rolling Stones y alma mater en sus inicios.  De hecho, esta denominación fue propuesta por Elmo (su alter ego musical) en honor a un tema de Muddy Waters, como homenaje a ese blues eléctrico que marcó toda su vida.  Además de ser el verdadero promotor en la formación de los Rolling, dotó a la banda de ese sonido bluesy y toda la estética psicodélica en sus inicios, imprimiendo en el proyecto una tendencia nacida de sus años por los más oscuros garitos europeos con guitarra y armónica bajo el brazo.  Su carisma y virtuosismo con todo tipo de instrumentos de cuerda le dieron las riendas en el liderazgo del joven grupo; en cambio, su sintonía con el resto de miembros no era la necesaria para una banda destinada al mármol de los altares: desde sus primeras giras Jones se hospedaba en diferente hotel que los demás Stones y exigía, valiéndose de su autoimpuesta vitola de cabeza de grupo, una remuneración superior al resto en sus actuaciones.  Esta egolatría pronto provocó la irritación de Keith Richards y Jagger, futura dupla pulmón de los Rolling, que se distanciaron progresivamente del mago guitarrista.

La fama, el dinero y el intenso consumo de todo tipo de drogas infligieron además en el carácter de Elmo Jones una creciente bipolaridad que dejaba entrever visos cercanos a la esquizofrenia en su voluble humor.

Pero, paradójicamente (o no) fueron los Beatles los que más contribuyeron a romper la fina cuerda que ataba a Jones con sus satánicas majestades.  El cuarteto de Liverpool mostraron un nuevo camino hacia la gloria mundial, un camino sostenido por un ritmo de producción creativa propia muy superior a la media del resto de grupos de los 60.  Las bandas homenaje o de versiones estaban condenadas a un cambio de dirección hacia la composición si querían mantenerse vivas.  El productor Andrew Loog Oldham así se lo comunicó a los Rolling, y éstos comenzaron a escribir en su totalidad sus nuevos discos.  Para esta faceta, Mick y Keith mostraban una genialidad incuestionable, mientras que Jones quedaba como un gran guitarrista sin dote alguna para la composición: el núcleo fuerte dentro del grupo se había desplazado y el ego de Brian no soportó el cambio en el statu quo anterior e intimó más si cabe con los psicoactivos.

Las condiciones físicas de Jones se deterioraron gravemente y apenas era capaz de vagar por ritmos de acompañamiento apenas audibles en las mezclas finales.  Para más inri, su novia Anita Pallenberg abandonó su cama para marchar a la de Richards en un viaje de los tres a Marruecos, colmando el vaso de una separación inevitable.  Brian Jones aún dio una vuelta más en la ruleta del infortunio siendo arrestado dos veces por posesión y consumo de cannabis, librándose de la cárcel sólo gracias a su fama y a la figura mediática que, aunque marchita, aún mantenía en la Gran Bretaña.

Finalmente, sus compañeros de grupo fueron a visitarle en junio de 1969 permitiéndole, de forma más que benévola, una salida digna de la formación, salida que el propio Jones habría de excusar de la forma que él conviniera.  Al día siguiente, Brian Elmo Jones expuso ante la opinión pública un comunicado en el que afirmaba dejar voluntariamente los Rolling Stones por divergencias en el rumbo musical que se estaba imprimiendo.

Los acontecimientos no pintaban prados verdes en el futuro de Jones, y los peores augurios se cumplieron cuando en la medianoche del 2 de julio del mismo año (apenas tres semanas despues de su salida de los Rolling) fue hallado por su pareja Anna Wohlin inconsciente en el fondo de la piscina de la localidad donde se había retirado.  Pese a que Anna insistía en que aún tenía pulso cuando llegaron los médicos, Brian había abandonado ya la vida, según versión oficial por un ataque de asma agravado por sus excesos con el alcohol y las drogas.  Esa misma noche la casa de Jones fue saqueada y, durante muchos años, Wohlin defendió la idea de que un albañil que trabajaba por entonces reformando el hogar de ambos había asesinado a su amante.  Las leyendas afirman que el presunto asesino confesó al chófer de los Rolling tiempo después ser el autor del crimen, pese a que investigaciones posteriores no han logrado traer la luz sobre el fin del guitarrista.

La siguiente foto fue tomada en un concierto que los Rolling Stones dieron en Hyde Park en honor a Jones dos días después de su muerte.

Suicidio, asesinato o simple accidente, Lewis Brian Hopkin Jones dejó de latir cuando no pudo respirar en una de las bandas más grandes de todos los tiempos.  Cuando fue engullido por el agua en Cotchford Farm tenía 27 años…

Anuncios

~ por Diego Donoso Calvo en 17 marzo 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: