La sombra de Hoon cubre todo espejo

Drogas, sexo, alcohol. Tres excesos que han acabado a lo largo de la historia con personajes irrepetibles, esos que tanto cuesta hallar y de los que tanto cuesta desprenderse. En muchas ocasiones una voz marca la diferencia entre un gran grupo y una banda mítica, y cuando su sonido se apaga, la magia de su música queda sólo en sus grabaciones. El SIDA dejó huérfano Queen, y por mucho Paul Rodgers que nos hayan querido vender, Freddie es Freddie y Queen no es Queen sin Mercury… El alcohol silenció a Bon Scott en la cresta de la ola, pero en este caso Brian Johnson, el que fuera cantante favorito de Scott, logró llevar a Ac/Dc a un nivel superior, un nivel de deidades del averno… Los ejemplos son incontables en algunas de las más prestigiosas bandas de las últimas décadas y mientras algunas han sabido reinventarse o mantener su esencia, otras han dejado de latir embarcándose en la búsqueda de un sustituto que nunca alcanza la sombra del original.

Una voz única la de Shannon Hoon, inconfundible, personal e inimitable. La impresión de la primera vez que se escucha a Blind Melon solo puede ser de desgarro y sorpresa; y es que sobre su maravillosa base musical, entre la psicodelia zeppeliana y el boyante grunge, destaca un sonido diferente a todo lo que antes se ha escuchado.

El legado de Blind Melon con Hoon como vocalista apenas cuenta con dos álbumes y un disco de rarezas, y esto es debido a la intrusión de un invitado tan común como fatal: la cocaína. Shannon desarrolló una adicción platónica de amor-odio que le llevaba a incurrir en violencia e infringir leyes y decoros. Desde salir desnudo a un escenario y orinar sobre su público hasta arrojarle instrumentos con furia, agresiones, peleas, continuas discusiones con el grupo y amigos con el polvo blanco como único arquitecto. Las giras de Blind Melon eran imposibles por la intermitencia obligada de rehabilitaciones y condenas de Hoon, y la bomba explotó finalmente en octubre de 1995.

Con su segundo disco recién horneado en el mercado, el tour de promoción era inevitable, pero Shannon se encontraba interno en una clínica de rehabilitación. El grupo aceptó su salida con la condición de tutela continua. El cantante, que jamás tuvo intención de abandonar las drogas, expulsó a su tutor al cabo de unas semanas y de camino a un concierto en Nueva Orleans, Shannon Hoon sucumbió a sus tinieblas y murió en el autobús del grupo.

Una vez más una gran promesa caía por el arrastre de sus vicios, y el resto de componentes de Blind Melon, tras editar un disco póstumo con canciones inéditas para asegurar un futuro a la pequeña huérfana de Hoon (de tan solo trece semanas en la muerte de su padre), quedaron en un limbo incómodo. Ese hiato resultaba necesario para superar la muerte del icono, pero también sufría de cierto cosquilleo por toda la música que quedaba por ser escrita.

Tras más de una década buscando una voz que pudiera transmitir el mismo espíritu de su música, creyeron dar al fin con su Grial al encontrar a Travis Warren. Doce años después de su último concierto volvían a la carretera con nuevo material y renovadas ilusiones. En contra de lo pensado, no volvían por dinero, sólo regresaban para redescubrir la sensación sobre un escenario y ellos mismos se financiaron disco y gira para evitar interferencias comerciales. Esta bonanza no duraría mucho, justamente hasta la progresiva pérdida de voz de Warren, perjudicada por intentar lograr un tono al que solo Hoon era capaz de llegar. La frustración del resto de miembros se cebó con el recién llegado y éste fue expulsado inmediatamente a mitad de la gira, pese a que el maltrato requería de cuidado médico y más tacto hubiese sido necesario.

A modo de disculpa, Blind Melon ofreció un último concierto con Travis en la nochevieja de 2008, pero tan solo resultó un epílogo a un bis fallido. Desde entonces, la banda californiana ha organizado innumerables castings, incluida una invitación en su web para el envío de grabaciones amateurs en la epopeya de encontrar un nuevo y definitivo sustituto a Hoon… Pero seguramente hasta ellos mismos son conscientes de que jamás lograrán topar con un timbre como el del cantante que les dio su identidad para luego llevársela por siempre.

Anuncios

~ por Diego Donoso Calvo en 10 marzo 2010.

Una respuesta to “La sombra de Hoon cubre todo espejo”

  1. La dama blanca, tan bella como mortal, capaz de atraer a las más hermosas almas y llevárselas a un abismo de sombras y sinrazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: