El bigote del Sargento Pepper (parte II)

Maldita sea, hora era ya de saber más sobre esta patraña farandulera… o de esta escalofriante revelación…

Dejamos al difunto Paul siendo llorado en innumerables ocasiones por los otros tres Beatles, en una sucesión de epitafios líricos cuanto menos intrigantes…  Pero las teorías conspiratorias no sólo acaban en los llantos, ya que descargan todo su arsenal en los mensajes ocultos de las portadas de algunos de los más grandes discos de la historia de la música.

La imaginación vuela cuando se le dopa ex profeso, pero gusta sentir el cosquilleo de la duda cuando se observan imágenes como la de la portada del Rubber Soul, con los cuatro definitivos integrantes siendo fotografiados desde la tumba de McCartney, o la de Revolver, en la que los iniciados resaltan la aparición (más que casual) de Paul como el único componente retratado de perfil, como sintiendo la no completa integración en la magia de los otros tres.  También en la portada de Let it Be el figura William Campbell es el único que posa sobre fondo oscuro, en contraste con la blancura del de los otros tres.

Pero sin duda, la más maravillosa de las pistas sobre la muerte del bueno de Paul la encontramos en la portada del Sargent Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

Un funeral, efectivamente, de alguien querido, innegable viendo a los “viejos Beatles” de la izquierda.  Unas flores en la tumba… dispuestas en forma de bajo.  Hasta aquí lo evidente a simple vista, pero las señales (no podía ser de otra manera) van apareciendo conforme uno se fija: sobre la cabeza del Paul engalanado se ve una mano abierta, guiño al ritual funerario hindú en el que se pasa la mano sobre el cadáver del ser querido.  La otra referencia al hinduismo la encontramos en el dios Shiva en la parte inferior, apuntando directamente con su mano a McCartney; sí, así es, Shiva el dios destructor…  El imaginario popular, mitificador con gula de historias, ha ido apuntando muchas más pistas que para este humilde bloguero no resultan tan claras, pero que resultan imposibles de olvidar: al parecer el muñeco de la derecha porta un coche blanco con el interior manchado de rojo de similar modelo al supuestamente conducido por Paul (no lo veo el rojo, señores, yo no lo veo, pero el coche está inconfundible sobre su regazo); además (por lo visto) la cabeza del desgraciado Paul no es tridimensional, a diferencia de la de los otros tres genios (que demuestra su estancia en otra dimensión, así muy muy cogido con pinzas) y porta un instrumento negro (negro muerte) en contrapunto a los coloridos de sus compañeros; encima de la florida funda del bajo se distinguen solo tres palos (vaya hombre)…  Alguna más hay, pero que para no insultar la inteligencia del lector se obvian conscientemente, en cambio me parece interesante animar al lector a colocar un espejo justo a la mitad del bombo central, y a elucubrar sobre la leyenda que reza…

Ya en la contraportada del disco, el señor McCartney (o sucedáneo) es el único que aparece de espaldas en la fotografía, con las palabras “without you” sobre su cabeza…

La otra gran bandera de la teoría conspiratoria es la archiconocida portada del Abbey Road…

Y es que sobre el paso de cebra cruza un cortejo fúnebre, con Lennon vestido de blanco haciendo las veces de predicador, Ringo de riguroso luto acompañando el cadáver y cerrando el grupo George ataviado de enterrador.  Por otro lado la figura de “Paul” aparece con los ojos cerrados, descalzo y con el paso desacompasado respecto a los otros tres.  Curioso también que porte el cigarro con su mano diestra siendo zurdo y (ya sacando de nuevo las pinzas para tender) más que curiosa la matrícula del escarabajo blanco: LMW 28IF, ¿acaso Linda McCartney Weeps (llora), 28 si… (la edad que debería tener Paul con el lanzamiento del disco)?

Ay, amigo, cuanto interrogante.

No es para menos cuando además en 1966 se tiene constancia de un concurso de dobles de Paul McCartney, cuyo ganador nunca se llegó a saber.

El cambio de estilo musical para con el bajo y la voz del nuevo McCartney es notable a partir de su supuesta muerte…  ¿Y la pérdida de esa cara infantil pre-66? ¿Y esas nuevas orejas? ¿Y ese misterioso bigote que cubrió unos labios ligeramente desviados de los que conocíamos antes, Paul?

Continuará…

Anuncios

~ por Diego Donoso Calvo en 27 febrero 2010.

Una respuesta to “El bigote del Sargento Pepper (parte II)”

  1. Dedicado a cierto bípedo anónimo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: